Mi vocación como medico no justifica su mala educación como paciente

6 septiembre de 2017

Por Doctor Néstor A. Mendoza

Estamos en una época especialmente difícil para la medicina, llena de demandas, algunas justificadas y otras realmente tontas y es cuando pienso...

Me gustaría poder demandar:

1. Al paciente diabético e hipertenso que no se apega al tratamiento, que no sigue su dieta, que cree que las pastillas son mágicas sin poner de su parte, que cree que me engaña dándome informacion falsa cuando realmente se miente a sí mismo, demandarlo por que causa una gran fuga de dinero al presupuesto de este país, cuando de esos impuestos de los que dicen que me pagan yo también soy contributario.

2. A los padres, que nunca cuidaron debidamente de los suyos, pero en momento de gravedad me exigen resultados rápidos por enfermedades que tienen años empeorando, pues como no brindaron la atención debida a sus familiares ahora quieren tranquilizahosu propia conciencia exigiéndole al personal de salud a gritos y maltratos resultados inmediatos.

3. A las adolescentes que se embarazan y ponen en peligro su vida, y es que no les basta un embarazo en la adolescencia, porque ahora es común ver que tienen 18 años y 3 hijos.

4. Aquellas señoras con antecedentes de riesgo obstétrico (preclampsia, eclampsia, hipertensión arterial crónica, múltiples cesáreas, etc.) que aun que le digas que deben esperar un periodo adecuado o hasta hacerse una esterilización, no les importa y no se cuidan con nada, aun cuando les ofreces distintas alternativas, pero cada vez que llegan complicadas nos culpan a nosotros.

5. A aquellas irresponsables que no llevan control prenatal, el gobierno les da todo, ya no hay justificación.

6. Al esposo que sigue esperando al varoncito aun cuando ya tiene 5 niñas y su esposa con 4 cesáreas, cuando la esposa fallece no lo culpan a el, nos culpan de nuevo a nosotros.

7. Aquella madre que no le da el pecho a su bebe por que le da flojera, o por que se le van a caer las "chichis" y siendo amas de casa cuyo principal trabajo es educar y cuidar a su familia.

8. A la madre inconsciente que le da chocolate, huevo, frijol, coca cola a su bebé cuando aun no esta en edad adecuada para esos alimentos, pero me exige que atienda rápido el llanto de su bebe por que no la deja dormir.

9. A la prensa que, sin saber lo minimo de medicina y peor aun sin siquiera tomarse la molestia de investigar, crea sensacionalismo amarillista para desprestigiar mi profesión... Y es que deberíamos empezar a contra demandar por difamación.

10. A ese paciente que se auto médica o que toma lo que le receta la vecina y que cuando se pone más grave llega exigiéndome que resuelva su problema inmediatamente. Al que me trata como si yo fuera dependiente de una pulperia, exigiéndome medicamentos que no necesita para problemas que no tiene.

11. Al que tiene tiempo de sobra para acudir a una consulta en horarios de atención regular, pero llega a urgencias a las 2am por un dolor de garganta o de espalda de hace 2 semanas o mas, y cuando le explicas que eso no es urgencia se indigna y se molesta. No es que yo no lo quiera atender, pero cuando llega una urgencia real ya me ha quitado tiempo valioso que podría ser crucial para la vida de otra persona.

12. A la industria farmacéutica y compañeros médicos por que ustedes han contribuido a la prostitución de mi vocación dando consultas de 25 pesos para justificar su propia falta de conocimientos, dando diagnósticos a la ligera y medicamentos que el paciente no necesita, originando la creencia que entre mas medicamentos es mejor y prescribiendo antibióticos a lo tonto. Dejenme decirles: Ustedes son una mafia!

13. Y por ultimo... Al gobierno que ha contribuido a crear un pueblo que siempre exige derechos sin saber que tiene obligaciones; al sistema que promete salud a costa del maltrato de sus trabajadores; que construye hospitales, pero no contrata al personal suficiente para atenderlo; al que arma espectáculos para desprestigiar mi profesión culpando al personal de salud por cada error cometido, cuando les exige turnos de hasta 40 horas en condiciones precarias.

Pero no puedo demandar a nadie por que entonces seria un flojo que no tiene que hacer, por que supuestamente gano "miles" de pesos, por que escogí esta profesión para servir me tengo que aguantar y callar.

Elegí servir, pero no elijo callar, ya no mas...

Mi vocación como medico no justifica su mala educación como paciente...