Ministro de energía de Bolivia insiste en necesidad de impulsar sector eléctrico

Yaguacua, Bolivia. Agencia PL | 11 agosto de 2017


El ministro de Energías de Bolivia, Rafael Alarcón, insistió en la necesidad de convertir al sector eléctrico en uno de los pilares de la economía nacional, con el aprovechamiento de todo su potencial energético.

En declaraciones la víspera a Prensa Latina en esa localidad del departamento de Tarija, Alarcón precisó que para cumplimentar ese objetivo el país trabaja en la construcción de plantas de alto rendimiento con ciclos combinados, hidroeléctricas, parques solares, eólicos y geotérmicos como el de Laguna Colorada.

Tenemos la finalidad de convertir a Bolivia en el centro energético de Suramérica y que el sector eléctrico se convierta en un generador de recursos económicos, subrayó.

Alarcón acompañó el jueves al presidente de la nación andino amazónica, Evo Morales, en una inspección a las dos primeras turbinas a gas, con sus respectivos generadores, y una de vapor, de la Planta Termoeléctrica del Sur, ubicada en la localidad de Yaguacua, departamento de Tarija.

Según la alta autoridad, ese proyecto busca ampliar la capacidad de la industria hasta los 480 megavatios (MW), con la instalación de cuatro turbinas a gas e igual cantidad a vapor, bajo el esquema del ciclo combinado, y para ello -recalcó- existen los recursos energéticos suficientes.

Además, precisó que antes de finalizar el 2017 se completará el equipamiento de la hidroeléctrica para en el lapso de un año aproximadamente concluir las restantes obras que permitirán el total funcionamiento de la planta y su conexión al sistema interconectado nacional.

El ministro precisó que el ciclo abierto demandó de una inversión de 122 millones de dólares para generar 160 megavatios iniciales y los 320 adicionales requerirán de 327 millones de dólares.

De manera particular, destacó la eficiencia que tendrá la obra una vez concluida, al superar el 50 por ciento de rendimiento, bien distante del 30 por ciento de las plantas de ciclo abierto, y su aporte al medioambiente al disminuir el consumo de gas por megavatio y las emisiones de dióxido de carbono.

La iniciativa forma parte del programa de desarrollo económico y social 2016-2020 y como un objetivo estratégico plantea el desafío de potenciar el sector eléctrico para satisfacer la demanda interna y generar un importante excedente con miras a la exportación.

Asimismo, adelantó que en los próximos meses llegarán los primeros equipos para la termoeléctricas de Warnes, departamento de Santa Cruz, y Entre Ríos (Cochabamba) con la meta de alcanzar en ambas industrias los 480 MW. Alarcón recordó que todavía existen regiones del país con requerimiento de energía eléctrica porque la cobertura solo supera ligeramente el 91 por ciento y anticipó el desarrollo de infraestructuras en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure.

También agradeció al pueblo boliviano por comprender el alza de un tres por ciento en las tarifas de electricidad para garantizar la confiabilidad en el suministro y que las empresas no tengan números rojos.

No tenemos problemas de mora en el pago de las facturas, las personas han mostrado un elevado grado de compromiso con el sector eléctrico y respaldan la visión energética del Gobierno nacional, aseveró.