Presidente Evo Morales destaca proyectos de agua frente a calentamiento global

La Paz. Agencia PL | 11 agosto de 2017


El presidente boliviano, Evo Morales, resaltó este viernes la importancia de continuar la implementación de iniciativas pertenecientes a los proyectos MiAgua y MiRiego para hacer frente a la incidencia del calentamiento global.

Morales destacó esos programas bolivianos que beneficiaron a más de 400 mil familias con 272 mil conexiones domiciliarias para el líquido vital y garantizan la producción de alimentos en el país.

MiAgua posibilita la construcción de obras menores de sistemas de riego que permitan incrementar la producción agrícola y la generación de empleos, y fortalecer la capacidad organizativa y de gestión de los usuarios para la operación y mantenimiento de esos sistemas.

Con dicho plan, se garantiza el servicio del líquido a todos los pobladores del campo y ellos mejoran la producción de alimentos que luego se traduce en seguridad y soberanía alimentaria, refirió recientemente Morales.

Durante la entrega de un campo deportivo en Yacuiba, departamento de Tarija, el mandatario boliviano advirtió sobre los efectos de la sequía provocados por el calentamiento global y la necesidad de garantizar el abastecimiento del líquido vital.

En el caso de Mi Riego, se han realizado 246 proyectos en beneficio de 37 mil 658 familias productoras.

Suscrito entre Bolivia y la Banco de Desarrollo de América, el proyecto MiRiego tiene como fin aumentar el ingreso agropecuario de los hogares rurales, a través de un incremento en la superficie agrícola con regadío.

Asimismo, ayuda en la generación de al menos 35 mil empleos permanentes como estrategia para reducir la migración en el área rural y contribuir al desarrollo de la capacidad productiva de al menos 21 mil familias en estas regiones.

Más de 9,6 millones de personas en Bolivia, de los 10 millones de habitantes, tienen acceso a agua potable en el país, gracias a MiAgua y MiRiego, en las cuales se invirtieron, desde 2011, cerca de cuatro mil 900 millones de bolivianos (casi 700 millones de dólares).