Ley de California podría ayudar a inmigrantes a eliminar antecedentes criminales

Los Ángeles, California. Agencias | 13 junio de 2017


Mientras el gobierno de Donald Trump recrudece su política migratoria, toma fuerza una reciente ley de California que permite a las personas que no están en la cárcel rechazar una convicción, una medida que podría ofrecer alivio a los inmigrantes frente a la deportación.

La ley conocida como Procedimiento penal: reparación poscondenatoria permite a las personas impugnar juicios si tienen demandas de inocencia o a quienes sus abogados no les advirtieron sobre las consecuencias que en inmigración tendría el aceptar una culpabilidad.

“No podría haber llegado en mejor momento”, dijo a The Press Enterprise Rose Cahn, abogada del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes, que se especializa en la ayuda después de la condena y ayudó a redactar el proyecto de ley.

“Los inmigrantes que han entrado en contacto con el sistema de justicia penal están bajo un escrutinio único y mejorado”, dijo. “Están buscando estrategias de autodefensa para no ser blancos de la aplicación de la inmigración”.

Cahn dijo que ha trabajado con clientes cuyos procedimientos de deportación a veces no comenzaron hasta décadas después de cometer un delito.

“Hay una impresión errónea de que los procedimientos de deportación son automáticos tan pronto como alguien entra en una condena penal”, dijo Cahn.

Se espera que esta ley se desarrolle rápidamente en un momento en que los arrestos llevados a cabo por Inmigración han aumentado en casi un 40% a principios de 2017, cuando los agentes detuvieron a más de 40,000 personas sospechosas de estar en el país ilegalmente.

Bajo la administración de Trump, cualquier inmigrante que vive ilegalmente en Estados Unidos y que ha sido acusado o condenado por cualquier crimen, o incluso sospechoso de cometer un delito, debe ser deportado. Esto podría incluir a personas arrestadas por robar en tiendas o delitos menores de tráfico.

Para la legisladora demócrata Lorena González, de San Diego, autora de la ley, su legislación es una forma de ayudar a mantener a las familias unidas.

Aunque la ley actual exige que los acusados ​​no ciudadanos sean informados de las consecuencias que tendrán las condenas para inmigracón, algunos abogados defensores aún no lo hacen, dijo.

“El fracaso para entender las verdaderas consecuencias de declararse culpable de ciertos delitos, ha llevado a la separación innecesaria de familias a lo largo de California”, dijo González.