Jefe de ICE pide 12,000 nuevas camas para centros de detención de inmigrantes

Los Ángeles, California. Agencias | 13 junio de 2017


El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) ha pedido decenas de miles de nuevas camas en sus centros de detención para cumplir la orden de la administración de Donald Trump de detener y deportar a más indocumentados.

El director interino de ICE, Thomas Homan, señaló este martes que quiere aumentar a más de 51,000 la cantidad de camas que tenga disponible su agencia diariamente para mantener a inmigrantes detenidos en el año fiscal 2018, justificándose en las nuevas prioridades de deportación del presidente.

"Lo que ha cambiado desde enero, bajo las nuevas órdenes ejecutivas, es que hemos expandido la apertura de quiénes estamos buscando, de quiénes buscamos para arrestar y detener y expulsar", dijo Homan en una audiencia frente al subcomité de Seguridad Nacional en la Cámara de Representantes.

Según el presupuesto de Trump para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los centros de detención de ICE requerirían unos 3,600 millones de dólares para mantener en promedio a 51,379 inmigrantes detenidos cada día del año fiscal 2018, que comienza el próximo octubre.

De ser aprobado este techo, sería un incremento de un tercio a la capacidad actual de casi 37,000 camas.

Homan aseguró que el aumento es necesario porque Trump expandió en gran medida las categorías de inmigrantes que son prioridad para ser deportados. "Bajo la antigua administración (de Obama), los fugitivos —a menos que fueran fugitivos luego del 1 de enero de 2014— no estaban sobre la mesa. No eran prioridad. No los estábamos buscando. Pero ahora tenemos a 345,000 extranjeros en el país ilegalmente, con órdenes finales de deportación que no salieron como les ordenó un juez. Estas son personas que ahora estamos buscando", apuntó.

El director interino de ICE agregó que su agencia ha aumentado los arrestos de indocumentados un 50% y que las solicitudes que ha enviado a las cárceles para mantener a inmigrantes detenidos han aumentado más de 75%. Además indicó otros factores, como la restauración del programa Comunidades Seguras y el aumento en interés en los contratos 287(g) entre ICE y agencias locales, como señales de que necesitará más camas para mantener a inmigrantes detenidos.

"Hay unos 600,000 o 700,000 inmigrantes que violaron los términos de sus visas y no eran nuestra prioridad. Bajo la nueva administración sí lo son", agregó.

Homan también defendió que su agencia mantenga centros de detención de familias inmigrantes como los de Dilley y Karnes, en Texas, y el de Berks, en Pennsylvania. Aunque aseguró que deben "venir a un precio más barato", dijo que estos lugares sirven para identificar a las madres y niños que llegan buscando asilo, tener control sobre ellos y darle atención médica.

"Es una herramienta valiosa para tener", agregó.

También defendió los operativos de ICE dentro de las cortes en Estados Unidos, que describió como ideales para detener a indocumentados por tener detectores de metales en la entrada. "Es una localización segura para mis agentes", apuntó.