Mujeres inmigrantes protestan por violencia en centro de detenciones en California

Los Ángeles, California. Agencia EFE | 14 junio de 2017


Un grupo de mujeres se unió este miércoles a la huelga de hambre declarada por cerca de media docena de reclusos en la instalación oeste del Centro de Detención de Adelanto, según información enviada a Efe por el grupo activista CIVIC.

Christina Mansfield, codirectora ejecutiva de CIVIC, aseguró que un grupo de "cerca de 30 mujeres detenidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el Centro de Detención de Adelanto, ha comenzado una huelga de hambre para protestar por las condiciones y el mal trato".

Las inmigrantes piden, entre otro derechos, recibir un mejor servicio médico, que se establezcan fianzas asequibles a su condición y exigen un "respeto básico" en el trato por parte de los guardias.

Mansfield ilustró la situación con el ejemplo de "Norma Gutiérrez, una mujer que ha sufrido múltiples derrames cerebrovasculares durante su permanencia en la instalación y su condición no ha sido adecuadamente tratada".

A pesar de todo, alegó la activista, Gutiérrez fue "puesta en confinamiento solitario".

"Queremos que hablen con nosotros como seres humanos y no como si fuéramos animales. No queremos ser despreciados e insultados", dijo Sara Salcido, en una declaración enviada a Efe por CIVIC.

Las detenidas, muchas de ellas madres, piden igualmente poder reunirse con sus niños y sus familiares.

No obstante, debido a que ICE considera una "huelga de hambre" sólo cuando un detenido completa 72 horas sin consumir alimentos, en este momento en Adelanto no se declaró oficialmente esa situación.

"En este momento, no hay detenidos en Adelanto que hayan rechazado toda su comida durante 72 horas", enfatizó Virginia Kice, directora de comunicaciones de la Región Oeste de ICE en una declaración a Efe.

Además, "acabo de ser informada que los restantes seis detenidos en Adelanto que habían rechazado las comidas desde el lunes, almorzaron hoy y consumieron Ensure", enfatizó.

CIVIC alegó que al anunciar la entrada en huelga de hambre hoy, las inmigrantes recibieron amenazas por parte de oficiales de ICE y de los guardias de la empresa GEO que administra la cárcel.

Según la organización activista, las huelguistas fueron amenazadas con la confiscación de sus pertenencias, el confinamiento solitario y también les dijeron que si se resistían a seguir las órdenes de los guardias se usaría gas pimienta contra ellas.

El lunes, un grupo de nueve inmigrantes "se rehusó a volver a sus camas asignadas para el conteo de la mañana, se enlazó de brazos y desafío las órdenes", informó ICE.

El enfrentamiento llevó a que "un oficial de supervisión usara gas pimienta para someter a los detenidos quienes inmediatamente cumplieron y se sometieron a restricciones mecánicas".

Consecuentemente, los nueve detenidos anunciaron una huelga de hambre que hasta ayer en la tarde contaba con seis participantes, según aseguró CIVIC.