Trump permitirá a ‘dreamers’ quedarse en EU, pero puede deportar a padres

Ciudad de México. Agencias. | 18 junio de 2017


El gobierno de Donald Trump permitirá que los jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como dreamers puedan permanecer en Estados Unidos, lo cual rompe con una de las principales promesas de campaña del mandatario en materia inmigratoria.

De acuerdo a la información de Expansión, la política conocida como DACA (Acción Diferida para Ingreso de Menores) está vigente desde 2012 desde la administración de Barack Obama y permite asistir a la escuela y trabajar a unos 750,000 inmigrantes que llegaron al país de manera ilegal cuando aún eran niños.

“Desde el inicio de la nueva administración en Estados Unidos, el gobierno de México insistió en la continuación de DACA a fin de mantener la protección a los miles de talentosos jóvenes mexicanos inscritos en este programa”, indicó este viernes la Secretaría de Relaciones Exteriores en un comunicado al respecto de la decisión del gobierno estadounidense.

Al 31 de marzo de 2017, 787,580 jóvenes se han beneficiado de DACA, de los cuales, el 78% o 618,342 son mexicanos, de acuerdo con datos de la Oficina de Ciudadanía y Servicios Migratorios (USCIS).

De enero a marzo de ese te año, dicha dependencia también ha aprobado 17,157 nuevas solicitudes de personas que quieren ser beneficiarios de DACA, de las cuales, el 81% o 14,030 fueron solicitadas por mexicanos.

Sin embargo, algunos de los padres de estos inmigrantes podrían verse afectados ya que este viernes se canceló otro programa llamado DAPA (Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes permanentes Legales) que buscaba frenar la deportación de indocumentados que son padres de niños considerados como residentes legales y permanentes en Estados Unidos.

El plan también pretendía permitir que cerca de cuatro millones de personas -quienes han vivido ilegalmente en Estados Unidos al menos desde 2010, no tienen antecedentes criminales y tienen hijos que son ciudadanos o residentes permanentes legales del país- ingresaran a un programa que los protegiera de la deportación y les brindara permisos de trabajo.

El programa, impulsado también por Obama desde 2014, estaba congelado luego de que 26 estados presentaron con éxito una demanda en una corte federal de Texas para bloquearla, un fallo que mantuvo la Suprema Corte tras una apretada votación.

Y este jueves, el Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, le puso fin al firmar un memorando que lo revoca.

Al principio de su administración, Trump había dicho que los dreamers no serían la prioridad de su política inmigratoria, sino los inmigrantes que contaran con antecedentes penales.

Pero la detención del dreamer mexicano Daniel Ramírez Medina en febrero pasado encendió las alarmas para los jóvenes beneficiados por el programa.