Panamá tiene un plan para regresar a los migrantes cubanos a la isla

Miami, Estados Unidos. Agencias. | 18 junio de 2017


Panamá tiene un plan para que los migrantes cubanos que están en el campamento de Gualaca, en la parte occidental del país, regresen a la isla caribeña, reportó este domingo el diario digital independiente 14ymedio.

Dicho plan, detalla el medio digital, supondría la concesión por parte del gobierno centroamericano de un capital inicial para desarrollar un negocio por cuenta propia en Cuba, así como un visado de entradas múltiples a Panamá para poder abastecerse.

Las autoridades han dejado claro que, contrario a los que varios migrantes habrían esperado la pasada semana, los cubanos no podrán quedarse en territorio panameño.

Según el viceministro de Seguridad de Panamá, Jonathan del Rosario, el país ha hecho “todo lo posible” por ayudar a los migrantes, señaló en una entrevista con 14ymedio.

“Los estamos invitando a que se acojan a la opción de cuentapropistas porque les va a garantizar a ellos la entrada a Panamá y un apoyo económico”, explicó.

Varios de los migrantes, en cambio, no ven clara esa opción. “Todas las tiendas en Cuba son del Estado”, dijo uno de ellos. “Esas visas que nos están ofreciendo ellos no nos convienen, porque en Cuba todo tipo de negocio es ilícito”.

Ivo Torres, entre los escépticos, cree que esta vía no es la adecuada debido a que no emigran por razones económicas sino “buscando libertad y ser alguien en la vida”. “El Gobierno cubano no valora la iniciativa privada porque quiere que la gente dependa de él”, señaló.

Para otros migrantes como Yosvani López, de Caibarién, “está claro que no queremos regresar, pero entre hacerlo obligatoriamente o con la opción de dejar una puerta abierta a volver me quedo con la segunda”.

Son 126 los cubanos que permanecen en un albergue de la provincia Chiriquí. El gobierno panameño se comprometió a resolver su situación en un plazo de 90 días, y la salida que incluye una ayuda al emprendimiento privado y visa múltiple parece ser una de sus últimas opciones, señala 14ymedio.

“Hemos sido muy francos. Su ingreso al país de manera irregular imposibilita que clasifiquen para ningún tipo de estatus migratorio en Panamá que no sea el de refugiado”, dijo el viceministro de Seguridad.

Luego del fin de la política de “pies secos, pies mojados”, muchos cubanos quedaron varados en Centroamérica, a medio camino entre la isla y EE.UU. Entre los países de tránsito se halla Panamá, que firmó un acuerdo con La Habana a principios de marzo y desde entonces ha deportado más de 90 migrantes. También concentraron a todos los cubanos en el albergue donde viven actualmente, en la localidad de Gualaca.

El viceministro panameño dijo sobre el plan para que los migrantes regresen como cuentapropistas, que se estaban “haciendo las consultas presupuestarias y, por supuesto, no lo hemos hecho a espaldas del Gobierno de Cuba. No los llevamos a Gualaca para engañarlos. El abanico de opciones que tenemos no es muy amplio y los países que hemos consultado no están acogiendo migrantes”.

El funcionario considera que la mayoría de los cubanos no puede demostrar una persecución individual, y que salieron de la isla por cuestiones económicas. Debido a ello, no podrían acogerse al estatus de refugiados.

Asimismo negó que los cubanos no puedan salir del campamento de Gualaca. “La idea no es privarlos de sus derechos, pero deben tener paciencia”, dijo a 14ymedio. El diario digital afirma haber podido comprobar, sin embargo, que los migrantes solo pueden salir de allí bajo vigilancia y una vez por semana, ya fuera para recoger dinero en Western Union o hacer compras.

Gracias a la intervención de la Iglesia católica, el Gobierno panameño consideró estudiar el caso de los cubanos con algo más de detenimiento, pero ha aclarado que la situación no se mantendrá “eternamente”.