México se convierte en destino de migrantes

Ciudad de México. Agencias. | 6 agosto de 2017


El río Suchiate es el tramo más al sur de la frontera de México con Guatemala. En Ciudad Hidalgo hay dos formas de cruzarlo. Se puede usar el puente, con  lo cual se corre el riesgo de encontrarse con personal de Migración, o se puede caminar río abajo, por la ribera, y contratar una balsa —tablas atadas a tubos de dos llantas de tractor— para que cruzar remando.

Muchos pasajeros de esas balsas son guatemaltecos que buscan hacer compras en Ciudad Hidalgo, donde los productos son más baratos. Los guardias fronterizos mexicanos ignoran a la flotilla debajo del puente y sus cargas, que eluden los impuestos, porque representan mucha actividad comercial para esa localidad.

Ese medio de transporte también es popular  entre los centroamericanos que se dirigen  a Estados Unidos. Sin embargo, la cantidad de estos ha descendido en los últimos meses, según Alexander, quien ha pasado personas en  balsa durante cuatro años.

La ocupación en la Casa del Migrante, en la cercana ciudad de  Tapachula, ha caído en más de un tercio desde el 2016, dijo Julver Gordillo, quien trabaja en ese albergue. La Policía de Migración también  ha atrapado a  menos  indocumentados este año.

El disuasivo es el presidente Donald Trump. La prohibición temporal sobre los refugiados impuesta por su gobierno, el aumento en las deportaciones  y los planes de construir un muro fronterizo han desalentado a quienes pensaban buscar el sueño americano.

Trump “ha sido bueno para asustar a la gente”, afirmó Gustavo Mohar,  exsubsecretario de Migración, Población y Asuntos Religiosos mexicano.

Desde que Trump asumió la Presidencia de EE. UU., los arrestos de migrantes en la frontera sur de ese país, cuya mitad  son centroamericanos, ha descendido de manera drástica.