Más de la mitad de padres desvinculados de sus hijos en Panamá

Ciudad de Panamá. Agencias. | 18 junio de 2017


Un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reveló este domingo que los padres del 55 por ciento de los niños entre tres y cuatro años están ausentes de su formación.

Según el informe, cerca de 40 millones de pequeños en 74 países, 14 de ellos de América Latina y el Caribe, no juegan o realizan actividades de aprendizaje temprano con su padre.

Ante esta realidad, la directora de Datos, Investigación y Políticas de Unicef, Laurence Chandy, resaltó la necesidad de romper las barreras que le impiden a los padres proveer a sus hijos de un ambiente propicio para que prosperen, incluyendo amor, juego, protección y alimentos nutritivos.

'Debemos asegurarnos de que todos los padres tengan el tiempo, los recursos y el conocimiento que necesitan para apoyar plenamente el desarrollo temprano de sus hijos', aseveró.

De acuerdo con la oficina regional de la Unicef, con sede aquí, el análisis -considerado el más grande de datos comparables sobre comportamientos parentales en el mundo- incluyó actividades realizadas por los padres como leer, contar historias, cantar o jugar con sus hijos.

Estadísticas de esta organización de Naciones Unidas refiere que en la región solo entre el seis y el 36 por ciento de los padres se involucra en el aprendizaje de los pequeños, cifra que contrasta con el 31 y el 82 por ciento de las madres.

Diferencia que según la investigación también resulta evidente en los hogares pudientes, donde este involucramiento es mayor con respecto a los más pobres, lo que favorece el desarrollo integral de los niños en el primer caso.

Al respecto, la serie Lancet sobre Desarrollo de la Primera infancia, presentada en octubre de 2016, reveló que cerca de 250 millones de menores de cinco años en el mundo corren el riesgo de un desarrollo deficiente debido al retraso del crecimiento y la pobreza extrema.

Asimismo, reflejó que dos de cada tres niños y niñas entre dos y cuatro años son víctimas de formas violentas de disciplina en el hogar; en tanto, uno de cada dos de la misma edad están expuestos a castigos físicos o humillantes.

Por ello, 'instamos a los gobiernos y al sector privado a incorporar decisivamente una mirada de derechos humanos, priorizando el interés superior del niño en sus decisiones de inversión y en la implementación de políticas, a fin de lograr un desarrollo pleno', expresó la directora regional de Unicef, María Cristina Perceval.