Aumenta la desigualdad en Costa Rica por falta redistribución de ingresos

San José. Agencia PL | 8 agosto de 2017


El aumento de la desigualdad en Costa Rica contrasta con la reducción de la brecha entre ricos y pobres en la mayoría de las economías latinoamericanas, indica un estudio de la OCDE, divulgado este martes.

Si bien Costa Rica está bien situada entre los países de América Latina y el Caribe en varias dimensiones sociales, la desigualdad se fue incrementando desde mediados de los años noventa hasta alcanzar valores elevados según los estándares de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

A pesar de que el Impuesto sobre la Renta es progresivo en este país, los muy limitados recursos que se obtienen de su recaudación restringen su efecto en la redistribución de los ingresos, señala la investigación de la OCDE, denominada Análisis de políticas fiscales sobre Costa Rica para 2017.

Divulgado por el informativo digital crhoy.com, el estudio asegura que como promedio, tres cuartas partes de la reducción de la desigualdad entre los ingresos de mercado y disponibles se debe a transferencias, mientras que los impuestos justifican el cuarto restante de la redistribución.

Sin embargo, aclara que en Costa Rica al ser progresivo el impuesto sobre la renta de personas físicas no contribuye a reducir la desigualdad entre los ingresos.

'La limitada recaudación que se obtiene es uno de los factores que explican la diferencia tan pequeña entre los coeficientes de Gini antes y después de impuestos y transferencias en Costa Rica, en comparación con otros países', dice la investigación.

Para la OCDE las tarifas medias del impuesto sobre la renta son muy reducidas, incluso para los contribuyentes situados en el segmento superior de la distribución de deciles por ingresos, pues la tarifa media para los deciles superiores se sitúa aproximadamente en el 4,5 por ciento, muy por debajo del valor legal del 15 por ciento.

Esta tarifa es baja también en comparación con las tasas efectivas del impuesto sobre la renta de personas físicas de los deciles de ingresos más altos en otros países de la región de América Latina y el Caribe, sostiene.

Por ello, propone la introducción de tramos y tarifas adicionales que contribuirían a mejorar la progresividad y elevaría la carga tributaria sobre los individuos con ingresos elevado.

No obstante, indica que estas medidas deberían ir acompañadas de otras que amplíen la base gravable del impuesto sobre la renta de personas físicas y de medidas de fiscalización más estrictas.