Gobierno costarricense rechaza uso de déficit fiscal para fines electorales

San José. Agencia PL | 9 agosto de 2017


Para el Gobierno el déficit fiscal que enfrenta actualmente Costa Rica no es un circo ni debe ser aprovechado para satisfacer intereses electorales, es una coyuntura muy seria que requiere acciones concretas en materia política, financiera y administrativa.

'El presidente, su gabinete económico y jerarcas de la Casa Presidencial se han mantenido en contacto permanente con actores políticos, empresariales y sociales muy diversos para mejorar la recolección de recursos frescos, con el fin de garantizar el pago de todas las obligaciones del Gobierno', afirma un comunicado de prensa.

La nota de prensa de Casa Presidencial asevera que Costa Rica necesita del aporte de todas las fuerzas políticas, económicas y sociales, para alcanzar una reforma fiscal patriótica, progresiva, incluyente y desprovista de cálculos electorales.

Con ese propósito, el Gobierno mantiene todos los canales abiertos y continuará dialogando como lo ha hecho hasta el momento con todas las fuerzas políticas, económicas y sociales, indica y agrega que lo hará con el mismo espíritu constructivo y propositivo con que ha actuado en atención a sus responsabilidades constitucionales.

Por lo tanto, la Administración Solís rechaza de manera enfática las aseveraciones de diputados del opositor Partido Liberación Nacional (PLN), que no ayudan a construir las soluciones necesarias para el país.

Casa Presidencial deplora además que legisladores de ese partido y de otras fuerzas políticas hayan bloqueado y condicionado sistemáticamente las iniciativas presentadas por este Gobierno en materia de nuevos ingresos, que hubiesen permitido solventar el crónico déficit fiscal, generado desde los gobiernos del PLN de Oscar Arias (2006-2010) y agudizado en el de Laura Chinchilla (2010-2014).

Recuerda que en el fortalecimiento de la hacienda pública, la Asamblea Legislativa ha aprobado leyes para combatir el contrabando y el fraude fiscal, la Ley de Eficiencia de la Administración de Recursos Públicos, Ley del Impuesto a Personas jurídicas y cuatro leyes que pusieron tope a las pensiones de lujo.

La mayoría de estas iniciativas fueron propuestas por el Poder Ejecutivo y contaron con el respaldo de la comunidad financiera internacional, destaca Casa Presidencial y asegura que esas leyes constatan el liderazgo del Gobierno en la atención de una crisis fiscal heredada, tras más de una década de ausencia de decisiones fiscales.

Exalta que pese a esas dificultades y a la escasez en el flujo de recursos, la acción del Gobierno hizo que la economía del país tenga un buen desempeño con un crecimiento superior al promedio del continente, baja inflación, crecimiento de las exportaciones, inversiones y turismo, y disminución del desempleo y la pobreza.

El 1 de agosto pasado que el presidente tico reveló que el Gobierno enfrenta dificultades de liquidez para pagar sus obligaciones y garantizar la operación de servicios esenciales, ello -precisó- a pesar de todos los llamados públicos y esfuerzos de su Administración para contener los gastos y aumentar los ingresos.

De inmediato comenzaron las reacciones, unas a favor de llegar a un gran acuerdo nacional para superar la crisis y otras para atacar la gestión del gobierno Solís en busca de votos en la campaña proselitista en marcha en Costa Rica para las elecciones generales de 2018, entre ellos el opositor PLN.