Avizoran buen año en materia de integración económica en Honduras

San Pedro Sula, Honduras. | 9 agosto de 2017


El Salvador planea oficializar la adhesión al proceso de unión aduanera entre Honduras y Guatemala para diciembre próximo.

El aviso lo confirmó el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, quien aseguró que “este será un año sin precedentes en materia de integración económica en el Triángulo Norte” de Centroamérica.

“Este proceso es sin duda alguna algo bueno para El Salvador, es bueno para el Triángulo Norte y es una buena señal para Centroamérica”, comentó el funcionario en declaraciones brindadas a medios de su país.

Antecedentes

1. Hechos claves en materia de integración

El 26 de junio pasado, Guatemala y Honduras concretaron en Corinto, Cortés, la unión aduanera que negociaron durante más de dos años.

2. Aporte de la unión aduanera en la región

Ambos países tienen un producto interior bruto en conjunto de 72.781 millones de dólares, lo que equivale al 46% del PIB de toda la región, y su comercio bilateral ronda el 40% de las exportaciones e importaciones de Centroamérica.

De acuerdo con una recopilación de datos del Centro de Estudios para la Integración Económica de la Sieca, con la adhesión de El Salvador, las economías sumarán el 62.5% del producto interno bruto (PIB) de la región.

La población será arriba de los 31.2 millones de personas, equivalentes al 73.7% de la población centroamericana y 57.1% del territorio.

“La unión aduanera centroamericana existe desde el Protocolo de Guatemala (1993), que crea el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) que es toda la parte política e institucional de la región”, explica Eduardo Hause, docente de derecho de integración desde hace más de 25 años en la Unah-vs.

Dos años después surge la Sieca, que inicia con una zona de libre comercio y una unión aduanera. “Desde entonces no había existido voluntad política de todos los países, incluyendo República Dominicana”, comentó el catedrático universitario.

Descartó que los problemas fiscales de El Salvador vayan a incidir en las negociaciones, considerando que los tres países tienen lazos históricos, que es necesario explotar para el desarrollo económico de este bloque.

De unirse Nicaragua, como lo han planteado en ocasiones anteriores los mandatarios de cada nación involucrada, los cuatro países sumarían el 69.5% del PIB regional, además de un territorio de 42.3 millones de personas.