Gobierno salvadoreño evita impago pese a boicot opositor

San Salvador. Agencia PL | 10 agosto de 2017


El presidente, Salvador Sánchez Cerén, cumplió su compromiso de proteger a unos 175 mil jubilados salvadoreños, que corrían el riesgo de perder sus pensiones por las maniobras judiciales de la oligarquía local.

El jefe de Estado anunció este miércoles la adopción de medidas que garantizarán el pago de pensiones para agosto y septiembre, amenazadas por un reciente fallo de la cuestionada Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Los cuatro magistrados de la polémica Sala son considerados un instrumento de la oligárquica Alianza Republicana Nacionalista (Arena), partido empeñado en boicotear la gestión gubernamental mediante el boicot parlamentario y la asfixia financiera.

El gobierno se reunió con la Superintendencia del Sistema Financiero para permitir que Crecer y Confía, dos administradoras de fondos de pensiones (AFP), puedan ser garantes del pago en agosto y septiembre, explicó el mandatario.

Tal medida permitirá el pago de las obligaciones previsionales para los cotizantes del Instituto Salvadoreño del Seguro Social y el Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos, y quienes optaron por pasarse a una AFP.

Sánchez Cerén subrayó que estas medidas darán un margen de dos meses para aprobar una reforma integral al sistema previsional, que solucione el problema generado por su privatización, que obligó al Estado a asumir costos.

El financiamiento de dichos costos ha sido sistemáticamente bloqueado este año por la fracción legislativa de Arena, que ya sumió al país en un impago antes de Semana Santa, en un afán por atacar al gobierno que termina dañando al pueblo.

El presidente aseguró que hay voluntad para colegiar mejores pensiones para los trabajadores, lo cual consideró un deber tanto del gobierno como del sector privado.