Conflicto magisterial panameño resuelto a medias en Panamá

Ciudad Panamá. PL. | 12 agosto de 2017


La huelga de maestros rurales panameños finalizó parcialmente y el próximo lunes una parte de ellos volverá a las aulas, después de obligar al gobierno a dialogar sobre las peligrosas condiciones de algunas regiones, trascendió este sábado.

Ayer, representantes del gremio en la occidental comarca indígena Ngabe Buglé firmaron un acuerdo con los ministros de Educación, Marcela Paredes y de Trabajo y Desarrollo Laboral, Luis Ernesto Carles, entre otras altas autoridades.

Amarilis González, asesora legal y vocera de parte de los educadores en huelga, informó a periodistas que reiniciarán sus labores a partir del lunes, tras convenir que el 17 de agosto venidero una mesa de diálogo permitirá analizar los reclamos con las instituciones estatales involucradas.

No obstante, la Asociación de Educadores Veragüenses, representada por Yadira Pino, no aceptó el pacto y sus agremiados continuarán el paro, lo que lamentó Jorge Luis González, secretario de Metas, en declaraciones a periodistas.

Desde el 25 de junio pasado, tras la muerte de dos docentes por malas condiciones del camino, educadores de las llamadas 'áreas de difícil acceso' iniciaron una huelga indefinida, y sus reclamos solo fueron atendidos cuando recientemente hicieron manifestaciones públicas en ciudades.

El hecho que desató la protesta, ocurrió cuando los maestros se dirigían a sus labores y un alud arrastró el vehículo que los transportaban a un precipicio de unos 200 metros de profundidad, mientras tales peligros se mantienen en la mayoría de los accesos a los precarios centros docentes.

Sobre algunas exigencias, el líder sindical Diógenes Sánchez dijo que, entre otras, se trata de un estudio técnico del Sistema Nacional de Protección Civil que dictamine las condiciones de los caminos y las infraestructuras escolares, en su mayoría consideradas aulas-ranchos.

Además, estos lugares no cuentan con centros de salud, ni médicos y en caso de emergencia deben esperar para ser trasladados hacia distantes lugares, explicó y también alertó la necesidad de oficializar el nombramiento de los maestros, para legalizar sus derechos.

En esa región, donde se concentra la mayor pobreza extrema del país, el gobierno actual construye algunos caminos, pero el olvido de la zona en décadas acumuló múltiples problemas donde los servicios básicos, como salud y educación, son los más relevantes.

Los gremios magisteriales que apoyaron la huelga, realizaron el año pasado un paro de las escuelas públicas de las principales ciudades, incluida la capital, y obligaron al ejecutivo a aceptar un aumento salarial prometido en la anterior administración, además de aumentar el presupuesto destinado al sector, entre otros.